Este es un articulito de opinión con un toque de humor. Sírvanse.

La nutrición6055389222_bc763d77c0_b es muy simple.
Hay que comer de todo un poco.
Hay que ser moderado y saber cuándo parar.
Bajar de peso es fácil, es simple, es una cuestión de tomar la decisión.
Todo pasa por la fuerza de voluntad y la convicción de querer cambiar.

He escuchado esto mucho tiempo, y sinceramente, ya me harté.
“A otro perro con ese hueso” hubiera dicho mi abuela.
Este tipo de mensaje es, desde mi punto de vista, la representación más acabada del conservadurismo en la ciencia de la nutrición.
Es un “siga, siga”.

Claro, si todo pasa por la moderación, la responsabilidad es siempre del individuo.
Sos vos el responsable de estar gordo, porque sos débil, porque no tenés fuerza de voluntad.
Y hoy, por esas casualidades del destino, casi un tercio de la población mundial carece de “fuerza de voluntad”.
Es llamativo. Pareciera que la falta de voluntad o autocontrol es un mal altamente contagioso.

Pero no te preocupes. Siempre podés elegir productos light.
O podés hacer más ejercicio. O comprar un té adelgazante.
O alguna pastilla con ingredientes “naturales” para acelerar el metabolismo.
Sí, eso lo va a solucionar todo.

La Coca Cola no es mala. Simplemente tenés que hacer un poco más de ejercicio.
Porque Coca Cola es felicidad. Destapá felicidad.

Las galletitas no tienen nada de malo.
Solamente tenés que abrir el paquete y comer tres.
Es tan fácil. Una, dos, tres. Qué rico, qué fácil.
Cuatro, cinco, seis. Pero tiene que ser impar, como los tatuajes. Siete, ocho, nueve.
No voy a dejar las últimas dos, después se humedecen.

¿Pedimos helado? Sí!!
Pido un kilo, porque si pido dos cuartos no los traen. Nos queda para mañana o pasado.
Sí, qué rico. Dulce de leche, con dulce de leche, y bombones de chocolate rellenos con dulce de leche. Y un poquito de limón, para la digestión.
Qué rico, qué fresquito. Una cucharadita más. Mmm, no me sirvas más, saco un cucharadita más del pote. Qué rico. ¿Quedó un poquito?

Sí, el problema sos vos.
Y los otros 2500 millones de personas que tampoco tienen fuerza de voluntad.

La industria está limpita.
La industria te cuida.
Normas de higiene y bioseguridad.
Todo limpito, sin bichitos.
Todo para que llegue a tu mesa fresquito. Y para que te dure tres meses en lugar fresco y seco. Y para que te dure dos añitos.
Y ahora reducido en calorías. Ya está. Asunto solucionado.
Un sobrecito de stevia y ya está. Ya sos un campeón.

Todo rico y fresquito.
Tres por dos. 70% de descuento en la segunda unidad.
Qué barato, qué rico.

Siga, siga.

Anuncios