1. Prevenir es mejor que lamentar: no cometas siempre los mismos errores que solés cometer. Procurá pensar cómo evitarlos y experimentá esas ideas en la prá Si no lográs hacerlo, consultá a un profesional.

2. Mejor que falte y no que sobre. Dado que es más fácil comer de más que de menos, procurá no servir platos con porciones exageradas.

3. Salvo situaciones especiales o recomendación de un profesional, no implementes cosas que no son sostenibles en el mediano y largo plazo.

4. Algo es mejor que nada y, lo mejor, muchas veces, es enemigo de lo bueno. Esto tiene especial relevancia si sos de esas personas que piensa “o lo hago bien o no lo hago” y que, apenas se desvía de lo planificado, cree que todo esfuerzo anterior fue en vano.

5. No le prestes mucha atención a los artículos con tips, tal como é Suelen ser superficiales e inútiles, repito, tal como éste. No se suma mucho valor, y definitivamente no se aprende a comer leyendo un par de parrafitos mal redactados y con poco o nulo contenido.

Anuncios